No importa que puerta abras... De otro lado siempre estás vos mismo.

Cuando viajo a veces me encuentro con personas que ya hicieron la conexión con otro facilitador y de todas maneras quieren hacer la conexión conmigo también.
También me encuentro con facilitadores que se sienten frustrados al ver que si bien hicieron ya la conexión a través de ellos también la quieren hacer a través de mi.
Cada facilitador es una antena diferente.
Y ser antena no es una tarea menor.
Pero tampoco es una tarea "mayor".
Es como si fuéramos diferentes puertas para llegar al mismo lugar interior.
Lo importante no es la puerta que uses.
Es lo que hay del otro lado de la puerta.
Y siempre siempre siempre del otro lado está lo mismo: TU SER, TU INTERIOR, VOS en todo tu esplendor.
Son diferentes vías de acceso.
Incluso podés encontrar puertas cerradas también.
Pero eso no es casual. Hay alguna razón simbólica por la cual elegiste esa puerta y no otra.
No son los facilitadores los que eligen a las personas.
Son las personas las que eligen al facilitador.

La responsabilidad de cada facilitador responsable es la misma:

1. SERVIR
2. RESPETAR EL LIBRE ALBEDRIO

Si fuera por mí... probaría con todos los facilitadores.
Todas son distintas puertas que me conducen a mi interior.
Así que todas ellas son bienvenidas, siempre y cuando respeten el espíritu con el cual EL METODO es aplicado.
Gracias por animarse a entrar.

Hay facilitadores de EL METODO en Argentina, Costa Rica, España, Perú, Colombia, Venezuela, México, Uruguay, Chile, Estados Unidos.
Si queres ponerte en contacto con un facilitador en alguno de esos países mandame un mail a claudiagonzalezdevicenzo@gmail.com